Cómo cuidar a un perro

A cambio de todo el amor y el placer que los perros dan a sus familias, requieren diversos tipos de atención y muchos de ellos varias veces al día. Pero no te asustes, estas tareas se convertirán rápidamente en parte de tu rutina familiar y además podemos encontrar en el cuidado del perro, más placer para que puedas fortaleces tu relación con él. En este artículo, cubrimos todos los aspectos clave de la atención del perro, como consejos para ponerle nombre, objetos indispensables para su salud y felicidad, alimentación, entrenamiento de cachorros, aseo y baños, etc.

Cómo cuidar a un perro

Consejos para ponerle nombre a un perro

Una de las partes más agradables de la llegada de un perro es darle un nombre especial. Pero una vez que hayas hecho esto, también hay que tomar medidas para darle una identificación adecuada, en caso de que se pierda. Aquí hay amplios detalles sobre la denominación y la identificación de tu perro.

¿Qué hay en un nombre?

Una de las formas más importantes con las que te comunicas con tu perro es a través del nombre. Cuando tu perro oye su nombre, debe ponerse atento, listo para hacerte caso, incluso si es sólo porque ha llegado la hora de comer. Elegir el nombre correcto es una parte especial, así que considera las opciones con cuidado. Aquí están algunas cosas a tener en cuenta para conseguir un buen nombre.

Apariencia de tu perro. Black, Canela, Nieve, Glotón, etc. La ventaja es que son nombres descriptivos, por lo que es más fácil identificar a tu perro si se pierde. El inconveniente es que hay un montón de otros perros con esos nombres. También puedes ser más creativo y si ti perro es atrigado puedes ponerle Savana.

Herencia de tu perro. La investigación de la historia de la raza es una gran forma de encontrar el nombre perfecto. Una raza escocesa, como un West Highland White Terrier, Terrier Escocés o Cairn Terrier, podría llamarse Murray o Stuart. Safari es un apodo apropiado para un Basenji, la raza barkless de África. Tundra es el nombre favorito para las razas del norte como el Alaska Malamute y Samoyedo.

La raza de tu perro. Los Beagles, son sabuesos y perros de afloramiento que seguirán a sus narices hasta los confines de la tierra. Sniffer es un buen nombre para uno de estos perros, al igual que Sherlock o Gypsy. Muchos de los terriers son nombrados Digger (excavador)y es fácil ver por qué. Estos perros una vez que fueron criados para perseguir a otros animales que vivían en madrigueras subterráneas, de ahí su tendencia hoy en día en excavar los jardines.

Características especiales de tu cachorro. ¿Por qué los elegiste? Si los dos vais a hacer cosas juntos como ir de caza o pesca, lo puedes llamar Colega o Friend. Se dice que el Border Collie es una de las razas más inteligentes, así que le puedes dar un nombre que coincida con su intelecto: Einstein o Newton, por ejemplo.

Consejos útiles. Evita los nombres que rimen con la palabra NO, como Mo, Snow o Bo. No quieres confundir a tu cachorro cuando lo estás entrenando. Evita los nombres largos o difíciles. Worcestershire puede parecer impresionante, pero es demasiado largo para lo que lo necesitamos. Por último, asegúrate de que el nombre no te avergüence cuando llames delante de los vecinos.

Suministros para perros

Te has pasado meses pensando en conseguir un perro. Has hecho la investigación y ya has encontrado el perro adecuado para ti. Ahora, el día finalmente ha llegado para que puedas llevar a casa el perro de tus sueños, pero todavía no lo tienes del todo listo. Antes de llevar a tu perro o cachorro a casa, asegúrate de que tienes lo siguiente a la mano:

  • Collar y una placa. Solicita una placa grabada con tu nombre y número de teléfono varias semanas antes de traer a tu cachorro a casa. Adjúntalo a un collar de perro con hebilla ajustable y ponle el collar al perro con la placa antes de salir del criador o refugio.
  • Transportín. Todos estamos familiarizados con la imagen clásica de un perro con su cabeza asomada por la ventanilla del coche, las orejas aleteando en la brisa y la lengua fuera. Pero un coche en movimiento no es el lugar para que un perro de cualquier edad esté suelto. Necesitas un transportín o preparar el coche con un enrejado para transportar a tu perro con seguridad durante el viaje a su nuevo hogar, así como para las futuras visitas al veterinario y a la peluquería.
  • Correa. Aprender a caminar con una correa de perro es una de las primeras lecciones de etiqueta canina. Compra una correa ligera, bien construido. Las correas de cuero son bonitas y duraderas. Las correas de nylon son ligeras, coloridas y fuertes. Las correas hechas de cadena son prácticamente indestructibles, pero son más pesadas ​​que el nylon o cuero y pueden ser ruidosas. Una correa retráctil le da a tu cachorro la ilusión de la libertad, pero te permite tenerlo controlado en caso necesario.
  • Alimentos. Un perro sano necesita el combustible adecuado. Las necesidades nutricionales de los perros cambian a lo largo de su vida. Un cachorro necesita un equilibrio diferente de nutrientes que un adulto o un perro de edad avanzada.
  • Platos. Los recipientes para alimentos y agua vienen en una variedad de materiales. Cada uno tiene ventajas y desventajas. Los comederos de metal son prácticos, duran años y son fáciles de limpiar, aunque no pueden meterse en el microondas. También son bastante ligeros, por lo que los derrames son más probables. Los platos de cerámica son decorativos, se pueden personalizar y en general son aptos para el lavavajillas y microondas. Son pesados, reduciendo los derrames, pero también son frágiles. Los platos de plástico son ligeros, coloridos, baratos y fáciles de limpiar y también son aptos para lavavajillas y microondas. Sin embargo, los olores de los alimentos pueden aferrarse al plástico y algunos perros les encanta masticarlos.
  • Items de belleza. Los elementos básicos que necesitas son un peine de pulgas, un cepillo más pulido de alambre, un guante de aseo de goma (dependiendo del tipo de pelaje de su perro) y un corta uñas. Un cepillo de dientes y pasta de dientes para perros también son una gran opción de higiene.
  • Botiquín de primeros auxilios. Puedes comprar un kit ya preparado o hacerlo tú mismo. Un completo kit de primeros auxilios debe incluir un termómetro rectal, vendas de gasa, tijeras, cinta de vendaje, pinzas, ungüento antibiótico, una jeringa sin aguja para el medicamento líquido, hisopos de algodón y bolas de algodón, peróxido de hidrógeno o el jarabe de ipecacuana para inducir el vómito y pastillas de carbón activado para absorber venenos. Otros artículos útiles incluyen una manta y una toalla, una compresa fría o una bolsa de plástico para usar como una bolsa de hielo y los guantes de goma. Es también una buena idea incluir el número de teléfono de tu veterinario, el número de teléfono de emergencias del hospital de animales y un manual de primeros auxilios en el kit.
  • Juguetes. Si no proporcionas juguetes a tu perro para ayudarle a quemar su energía desbordante, él va a buscar algo con lo que entretenerse como tus zapatos, raqueta de tenis o incluso tu portátil. Para canalizar su energía en la dirección correcta, dale juguetes para ejercer no sólo el cuerpo de tu cachorro, sino también su cerebro. Un mordedor resistente hecho de caucho duro satisface la necesidad de masticar y calmar la boca dolorida de un cachorro cuando los dientes nuevos salen. El ruido de un juguete chillón es un éxito seguro. Un peluche suave es el juguete preferido de muchos perros. Algunos les gusta acurrucarse con él, otros los sacuden y los lanzan al aire. Elige siempre un juguete bien hecho con rellenos, sin ojos de botón, campanas, cintas u otros accesorios que podrían masticarse y tragarse fácilmente. Por último , nunca le des nada a tu perro como juguete que se parezca a algo que quieres que no toque, como un zapato viejo, por ejemplo. Es casi imposible para él hacer la distinción entre el zapato que le das como juguete de los zapatos que te compraste ayer.
  • Cama. Tu cachorro disfrutará de tener un lugar suave en el que currucarse y dormir la siesta después de jugar y pasear. Desde cojines, mantas y edredones, camas comerciales... hay una infinita variedad de camas para adaptarse no sólo a cada perro, sino también a cada decoración. Elege una bien hecha que se pueda lavar a máquina. Una cama de mimbre es un clásico, pero recuerda que un cachorro es un masticador y puede destruir fácilmente este tipo de cama.
Cómo cuidar perros

Alimentación

En cualquier lugar dónde la gente vive, encontrarás perros. Nuestra especie ha hecho su camino en casi todos los rincones del mundo y nos hemos criado perros para venir con nosotros. Una de las principales razones por las que los perros son tan extraordinariamente adaptables es su capacidad para sobrevivir con una variedad de alimentos. Mientras que los gatos necesitan nutrientes que sólo se encuentran en una dieta basada en la carne, el sistema digestivo de un perro puede tirar de los nutrientes de casi todo lo que es comestible. Es por eso que los perros no necesitan tanta proteína en sus dietas como gatos. Sin embargo, los perros son naturalmente carnívoros, así que las proteínas de la carne siguen siendo una parte importante de la dieta de un perro. Una dieta equilibrada se divide en seis partes: proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales y agua.

El agua fresca y limpia es más importante para tu perro que cualquier otro nutriente. Alrededor del 70 por ciento del cuerpo de un perro se compone de agua, que es vital para la función celular y la lubricación del tejido. Los perros pueden vivir muchos días sin comida, pero la falta de agua los matará rápidamente. Cuando hace calor o si tu perro está enfermo, especialmente si está vomitando o tiene diarrea, el agua es aún más importante.

Si vas a pasear o de viaje con un perro, sobre todo en verano, no salgas de casa sin una botella de agua. El tamaño de la botella dependerá del rato que vayáis a estar fuera y del tamaño de tu perro.

Si tu perro de repente está bebiendo mucha más agua de lo habitual y tiene que orinar con más frecuencia, podría ser una señal de advertencia de varios problemas de salud graves, como la diabetes y la enfermedad renal. Llévalo al veterinario de inmediato para un chequeo.

Alimentos para perros: ¿Cuál es el mejor?

Siempre se ha sospechado que los perros comen mejor que las personas y bien puede ser cierto. Los fabricantes de alimentos para mascotas gastan millones de dólares y euros en la investigación de las necesidades nutricionales de los perros. La elección de un alimento para perros que ofrece una nutrición completa y equilibrada es el primer paso en el camino hacia la buena salud de tu perro, pero hay otros cuatro factores a considerar también: sabor, digestibilidad, nivel de calorías y los precios.

Comida enlatada o comida seca

A muchos de nosotros nos parece más apetecible la comida húmeda, ya que se parece más a la carne picada o al estofado de carne y a los perros sin duda les encanta. Pero ¿es mejor la comida enlatada para perros que los alimentos secos? No necesariamente.

Los estudios demuestran tanto la comida enlatada como la comida seca pueden ser nutricionalmente completas. Sin embargo, cada una tiene sus propias ventajas y desventajas. Mientras que la comida cumpla con las necesidades nutricionales de tu perro, simplemente debes sopesar los beneficios y problemas potenciales contra la edad de tu perro y salud, tu presupuesto y las preferencias de tu perro.

Los alimentos secos ayudan a prevenir la acumulación de sarro y placa en los dientes. Además la comida seca para perros se puede dejar fuera todo el día sin echarla a perder y por lo general es más baja en grasa y alta en hidratos de carbono que los alimentos enlatados. Si tu perro tiende a ganar peso fácilmente, un alimento seco puede ser la mejor opción para él.

Consejos de aseo y baño

Probablemente sabes que una buena higiene personal te mantiene feliz y saludable. Pues lo mismo le pasa a tu perro, él estará mejor con una piel y pelaje cuidados y bien cepillados, uñas recortadas, ojos y dientes limpios. Para mantener a tu perro en su mejor estado, necesitas saber algunas habilidades básicas del aseo personal y cuándo es el momento de llevarlo a un peluquero profesional.

Cepillado

El cepillado regular mantiene la piel saludable, estimulando el flujo sanguíneo y la distribución de aceites naturales. Si tu perro tiene un pelaje corto, un cepillado semanal suele bastar. Sin embargo, una raza con un abrigo grueso, largo o peludo, como un afgano o el Viejo Pastor Inglés, puede requerir un cuidado diario. Un cepillo más pulido de alambre ayuda a prevenir la formación de esteras y un cepillo con cerdas cortas o un guante de aseo de goma elimina el pelo suelto con rapidez y facilidad. Para obtener los mejores resultados, asegúrate de le cepillas todas las capas.

Uñas

Recortar las uñas de un perro de forma igualada, requiere práctica y perseverancia. Mantener las uñas de su cachorro correctamente recortadas significa menos desgaste en tu alfombra y suelo y menos posibilidades de que se quede enganchada, se rompa o se quede la uña encarnada. Cuanto más pronto acostumbres a tu perro a esto, más fácil te será a largo plazo (especialmente si te dan a tu perro de cachorro).

Cuidado dental

Aunque los perros no suelen tener caries, son propensos a la enfermedad de las encías causada por la acumulación de sarro. El sarro es un producto de placa, que es un residuo blando, gomoso que queda en los dientes después de comer. Cuando la placa se endurece, se forma el sarro (o cálculo), que a su vez puede causar que las encías se enrojezcan, se inflamen y le duelan. Esta condición se llama gingivitis. La enfermedad de las encías es uno de los problemas más comunes que los veterinarios ven en los perros. Además de causar mal aliento, si la enfermedad periodontal se complica, que puede interferir con la habilidad del perro para masticar e incluso afectar los órganos internos, causando infecciones bacterianas en los riñones y el corazón.

Idealmente, deberías cepillar los dientes de tu perro todos los días, pero incluso un cepillado semanal ayudaría. La acumulación de sarro tiene que ser eliminado por el veterinario, con el perro bajo anestesia, por lo que el esfuerzo extra de cepillado regular te ahorrará gastos futuros.

Oídos

Las orejas del perro son delicados instrumentos, sensibles, finamente sintonizados que le permiten captar sonidos lejos del alcance del oído humano. Las infecciones o cuerpos extraños pueden dañar seriamente estas maravillosas creaciones, pero sólo necesitas unos minutos cada semana para examinarlas y limpiarlas, esto te ayudará a mantenerlas sanas y salvas.

Ojos

Al igual que las orejas, las "ventanas al mundo" de tu perro son órganos sensibles. Comprueba los ojos de tu perro todos los días y limpia la materia seca de las esquinas de los ojos con un algodón humedecido. Examina los ojos en busca de enrojecimiento, lagrimeo o secreción. Si los problemas oculares no desaparecen a las 24 horas, deben ser tratados por un veterinario. Entre los problemas oculares que afectan a los perros se destacan el lagrimeo excesivo (por lo general causado por alergias, infecciones, lesiones o irritación), conjuntivitis (inflamación de la membrana que recubre el párpado y la conjuntiva) y los objetos extraños en el ojo.

Bañar a un perro

Los perros no necesitan ser bañados con frecuencia, sólo cuando se ensucian o huelen mal. Pero sí que es una buena idea acostumbrar a tu perro al proceso de baño, mientras que todavía es joven y abierto a nuevas experiencias. Si introduces la hora del baño como una actividad divertida y cómoda, será más fácil que no te ponga problemas cuando pese 4 veces más y ya sea un perro adulto.