Cómo cuidar el corazón

El corazón es el principal órgano del aparato circulatorio. Es el encargado de impulsar la sangre a todo nuestro cuerpo. Si nuestro corazón deja de funcionar, morimos. Es por esa razón, que tenemos que hacer todo lo posible para mantenerlo sano.

Cómo cuidar el corazón

Utiliza los siguientes consejos para embarcarte en un estilo de vida saludable para que tu corazón sea capaz de luchar contra las enfermedades cardíacas.

1. Programa un chequeo anual

Tu corazón está en tus manos. Cada año en tu cumpleaños, deberías programar un chequeo para controlar tu presión arterial, el colesterol y los niveles de glucosa. Además, deberías pedirle a tu médico que te ayude a alcanzar o mantener un peso saludable. Asegúrate de seguir las recomendaciones del médico, incluyendo la ingesta de medicamentos recetados según las instrucciones.

2. Ponte en forma

Camina, haz marcha o trota sin moverte del sitio durante al menos 15 minutos al día mientras ves tus programas favoritos de televisión. Aumenta tu actividad cinco minutos más cada semana hasta que estés haciendo un mínimo de 30 minutos casi todos los días de la semana.

Si el ejercicio y la dieta no mejoran tu salud, pregúntale a tu médico acerca de la adición de medicación.

3. Bebe más agua

El agua es vida. A veces puede ser difícil beber durante el día, simplemente si no tenemos la costumbre, no nos acordamos. Acostúmbrate a llevarte una botella de agua siempre contigo, dondequiera que vayas. Te mantendrá hidratado y el peso de la botella fortalecerá tus brazos.

4. Come sano

No compres alimentos poco saludables. Si ya los tienes en casa, mételos en el armario para que no los veas a simple vista. Pon las verduras crudas y las frutas en primera fila en la nevera, para que sea lo primero que veas, cuando la abras porque tienes hambre. De esta forma, tienes más posibilidades de comerte una manzana u otra fruta o verdura, que otro alimento menos saludable. Si comes alimentos saludables un mínimo de 21 veces seguidas, las opciones saludables se convertirán en un hábito en tu vida.

Si pasas muchas horas fuera de casa, llévate pequeños snacks saludables para matar el hambre cuando te venga. Si no tienes nada a mano, te comprarás una pasta o panecillo, galletas, helados... en definitiva, cosas que no te interesan comer.

5. Controlar el colesterol

Comer alimentos ricos en grasas saturadas y grasas trans, pueden conducir a niveles altos de colesterol. Para ayudar a mantener tus niveles de colesterol bajos, come alimentos bajos en grasas saturadas y grasas trans, como lo son la carne magra de pollo o pavo (asado o al horno y sin piel), frutas y verduras, productos lácteos bajos en grasa o sin grasa y granos enteros.

Busca libros de cocina que se centran en la salud del corazón en tu librería local o por internet. Te pueden dar ideas de qué comer.

6. Menos sal

Para reducir la presión arterial alta, debes controlar tu ingesta de sal. La sal puede estar disfrazada en las etiquetas de los alimentos por diferentes nombres como por ejemplo, el alginato de sodio, sulfito de sodio, caseinato de sodio, fosfato disódico, benzoato de sodio, hidróxido de sodio, glutamato monosódico (MSG) o citrato de sodio.

Cómo mantener el corazón sano

7. Deja de fumar

Para Deja de fumar, prueba esta fórmula de cuatro pasos. Para acabar con el hábito:

  • En el Día 1, reduce el número de cigarrillos que fumas a la mitad.
  • En el Día 3, reduce el número de cigarrillos que fumas a la mitad otra vez.
  • Y en el día 5, reduce tu consumo de tabaco a la mitad otra vez.
  • El primer día que pases sin fumar, lo habrás conseguido. Pero, debes mantenerte alerta.

Puedes leer el siguiente artículo: El tabaquismo y la enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, en el que se habla de la relación entre el tabaquismo y las enfermedades del corazón.

8. Mantente en un peso saludable

El exceso de peso aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y diabetes. La pérdida de peso, debes tomarla con calma. Intenta consumir cada día, de 200 a 300 calorías menos de lo que consumes normalmente y haz ejercicio al menos 30 minutos todos o casi todos los días de la semana. De esta forma estarás más cerca de tu objetivo y serás capaz de lograr la pérdida de peso de forma constante y sin sufrimiento.

9. Sé positivo

Si bajas la intensidad de tu programa de ejercicios, vuelves a fumar un cigarrillo o comes una comida engorde, enfréntate a la situación con actitud positiva pero firme. Vé marcha atrás, vuelve a encontrar el camino y sigue caminando sin parar hacia el restablecimiento de un estilo de vida saludable.

10. Date crédito

Para mantener un programa de ejercicio rutinarios, bajar de peso o dejar de fumar, lleva un registro de tus logros y prémiate a ti mismo haciendo algo que te guste.