Cómo cuidar el pelo rizado

Los rizos naturales son sorprendentemente bonitos si los cuidas de la forma correcta. El cabello rizado requiere de mucha atención, pero se ve muy bien cuando lo tratas de la forma correcta. Te damos algunos consejos para que puedas presumir de rizos.

Cómo cuidar el pelo rizado

Lava el cabello con frecuencia pero no diariamente. Un error muy común es lavar el pelo cada día. Puede parecer una buena idea, pero de esta forma eliminas los aceites naturales del cuero cabelludo que necesita para estar sano. Recuerda que puedes ducharte sin champú. Si te gusta ducharte y mojar tu pelo todos los días, lo puedes hacer. Puedes alternar un día si y un día no el usar champú y acondicionador, los días que no laves tu pelo con champú, puedes seguir utilizando el acondicionador para hidratarlo.

Compra un buen champú y acondicionador. Los estudios han demostrado que el impacto del acondicionador en el cabello hace mucho más del efecto que puede tener el champú. Definitivamente, recomendamos que encuentres un champú para tu tipo de cabello, ya que esto ayudará a tus rizos.

Córtate las puntas cuando te haga falta. Aunque tu objetivo sea tener el pelo largo, las puntas se deben cortar cuando sea necesario. No cortar las puntas puede ser contrapoducente. Si quieres que tu pelo crezca sano, ve a la peluquería cuando sea necesario.

Tratamiento de aceite caliente. Tan a menudo como quieras, calienta aceite de coco o aceite de oliva, frótalo y espárcelo por todo el cabello y cuero cabelludo, trenza tu cabello y aclálalo a la mañana siguiente.

Para desenredar y peinar tu cabello, utiliza un peine dentado ancho. Los peines con púas estrechas pueden ser muy perjudiciales para el pelo rizado. Mediante la sustitución de tu cepillo por un peine para pelo rizado, no sólo te va a hacer más fácil la tarea de desenredarlo, sino que también podrás proteger tu cabello.

Enjuaga el cabello con agua fría. Cuando estás en la ducha, siempre debes hacer el último aclarado con agua fría. Esto hace que el pelo se vuelva más brillante.

Aplica productos mientras que el pelo está mojado. Esto bloquea los productos y los mantiene en tu cabello. También hay opciones para aplicar sobre el cabello seco o para aplicar sobre el cabello mojado y no aclarar.

Estruja el cabello mojado con las manos después de salir de la ducha para eliminar el exceso de agua. Utiliza una camiseta de algodón en lugar de una toalla para secar el pelo. La sustitución de la toalla significa reducir el encrespamiento y conseguir unos rizos mejor esculpidos.

Compra un secador con difusor. Si alguna vez tiene que secar el pelo rápidamente, debes comprar un difusor para tu secador de pelo. Los difusores distribuyen uniformemente el aire y permiten la formación de los rizos. Si te secas un pelo rizado sin difusor, sólo conseguirás desigualdad en los rizos de tu melena.

Si te acuestas con el pelo mojado o te lo recoges cuando todavía estaba húmedo, tan sólo debes volverlo a humedecer con agua para que tus rizos vuelvan a formarse.

Cómo cuidar el cabello rizado y seco

Consejos

  • Trabaja los rizos. La mayoría de las personas que tienen el pelo rizado quieren el pelo liso y la mayoría de las personas que tienen el pelo lacio quieren un pelo rizado. Así que confórmate con lo que Dios te ha dado.
  • Reemplaza tu cepillo con un peine de púas anchas para tener menos roturas en el cabello.
  • Busca buenos productos que estén fabricados para tu tipo de pelo.
  • Utiliza una camiseta de algodón en lugar de una toalla para secarte el pelo.
  • Recoge tu pelo en una trenza o en un moño desordenado antes de acostarte, cuando te despiertes tus rizos estarán menos enredados y más definidos.
  • Comer proteínas ayuda al crecimiento del cabello y hace que tus rizos se vean más sanos y más fuertes.
  • Abraza tus rizos. No te escondas en ellos.
  • Nunca cepilles los rizos secos ya que causa encrespamiento y rotura.
  • Compra un buen gel para cabellos rizados.

Cosas que necesitarás

  • Un buen champú y acondicionador.
  • Una camiseta de algodón nueva.
  • Un peine de púas anchas.
  • Un buen acondicionador sin aclarado.