Cómo cuidar la piel

Cuidados para la piel de la cara

Regla 1

Cuidados específicos para cada tipo de piel: Con el fin de cuidar y respetar tu piel, en primer lugar, asegúrate de elegir los productos especialmente diseñados para tu tipo de piel. La piel seca no tiene las mismas necesidades que la piel grasa.

Cómo cuidar la piel

Regla 2

Presta especial atención a las zonas frágiles: Algunas partes de tu cara (contorno de ojos, labios, etc.) tienen la piel particularmente fina y frágil. Estas zonas necesitan cuidados específicos, sobre todo el contorno de los ojos y los labios. Estas áreas de la cara son más sensibles y merecen una atención especial.

Regla 3

Limpieza suave: El cuidado de la piel sensible se inicia con la eliminación del maquillaje. A fin de no hacer hincapié en tu piel y respetar el equilibrio natural, asegúrate de usar un desmaquillante con pH neutro, especialmente formulado para limpiar la epidermis con suavidad.

Regla 4

Los ojos, una zona de riesgo: La piel del contorno del ojo es diez veces más fina que la piel en el resto de la cara. Elige una rutina específica para la eliminación de maquillaje en esta área.

Regla 5

La exfoliación es indispensable: Utiliza un tratamiento de exfoliación adecuado una o dos veces a la semana. Debe ser eficaz pero suave y respetuoso con tu piel. Elige un producto de exfoliación de pH neutro, que es perfecto para alisar y purificar la piel respetando su equilibrio natural.

Regla 6

La hidratación es esencial: La dermis está formada por un 70 % de agua y la epidermis por un 15 %. Con el fin de mantener la piel bien hidratada, es importante elegir hidratantes para el cuidado de la piel diario que equilibran el nivel de agua dentro de la piel. También puedes utilizar una mascarilla hidratante regularmente, retirando el exceso con un spray de agua de manantial.

Regla 7

Maquillaje preferiblemente hipoalergénico: Para evitar el riesgo de alergias relacionadas con el uso de productos que no se adaptan a la piel, elige maquillajes hipoalergénicos especialmente formulados para satisfacer las necesidades de todos los tipos de piel y de los ojos, incluso de las pieles sensibles.

Regla 8

Protección solar: Cualquiera que sea la temporada, elige productos para la piel diarios que incluyan filtros solares. Reducen los efectos nocivos del sol que aceleran el envejecimiento de la piel.

Regla 9

Cuidado con la tensión externa: La contaminación, el humo, el estrés... Todos estos factores tienen efectos nocivos sobre la piel. Usa productos de cuidado de la piel para proteger tu piel contra estas tensiones diarias antes de salir de casa y limpia tu piel a fondo cuando llegues a casa por la noche.

Regla 10

No te olvides de los labios: Tan pronto como sientas la necesidad, utiliza una crema reparadora para los labios. No dudes en volver a aplicarla a esta área especialmente frágil con la frecuencia necesaria.

Cuidados para la piel del cuerpo

Regla 1

Cómo protejo mi piel del sol: Para mantener la piel saludable, no salgas de casa sin protección. Aplica una crema solar con un FPS que se adapte a tu tipo de piel. Vuelve a aplicar sobre una base regular. También es muy recomendable mantenerse alejado del sol durante las horas más calurosas del día.

Cómo proteger la piel

Regla 2

Yo sólo uso jabón suave en mi piel: ¿La piel de tu cuerpo tiende a volverse seca, especialmente después de darte una ducha? Es importante utilizar productos para la piel y un jabón suave para tu rutina de limpieza. Si usas productos que son demasiado duros, puedes notar tu piel seca e incómoda. Los mejores productos a utilizar son los jabones ricos en lípidos.

Regla 3

En la ducha: Una ducha es mejor para tu piel que un baño, ya que éste tiende a deshidratar la piel. Asegúrate de que el agua está tibia en lugar de caliente. Para los amantes del baño, está bien tomar un baño de vez en cuando. Sin embargo, no os quedéis en el agua durante mucho tiempo.

Regla 4

El arte de acariciar suavemente mi piel seca: Antes de salir de la ducha, aclara tu cuerpo perfectamente para eliminar los restos de jabón. Luego, seca rápidamente la piel con palmaditas suaves, tus piernas, pecho, brazos, etc. con una toalla. No frotes agresivamente tu piel hasta que se seque.

Regla 5

Hidratar mi piel todos los días: Haz que sea un hábito la hidratación diaria. Después de acariciar suavemente tu piel para secarla con la toalla, utiliza una crema adecuada para hidratar con eficacia tu piel. Esto ayudará a restaurar la película hidrolipídica que cubre la epidermis. No hay que olvidar que todos los tipos de piel requieren hidratación.

Regla 6

Con el frío: ¿Has notado que tu piel se vuelve especialmente sensible durante los meses de invierno? De hecho, el clima frío, así como el viento y el sol, tienden a secar la piel, dejando una sensación incómodamente tirante y espinosa. Tan pronto como la temperatura empieza a bajar, asegúrate de aumentar la hidratación. Y no te olvides de proteger tus manos.

Regla 7

Yo bebo mucha agua: Para una piel hermosa, tu cuerpo requiere una cantidad suficiente de líquido. Asegúrate de que bebes suficiente agua, es decir, aproximadamente 8 vasos al día. Un vaso de agua cuando te despiertas, el té para el desayuno, agua mineral durante todo el día, té de hierbas o una infusión por la noche.... De esta manera, puedes fácilmente satisfacer todas tus necesidades diarias de agua.

Regla 8

Sigo una dieta saludable y equilibrada: Una dieta sana y equilibrada no sólo es buena para tu cuerpo, sino que también para tu piel. Cada día, debes comer cinco frutas y verduras ricas en antioxidantes. Esto te ayudará a mantener una piel bella y saludable.

Regla 9

Tengo mi sueño de belleza: Si duermes lo suficiente, tu piel se verá radiante y saludable. Tu cuerpo necesita una cierta cantidad de sueño para mantenerse sano: 7, 8, 9 horas... De hecho, nuestros requerimientos de sueño están determinados por nuestros genes.

Regla 10

Deja de fumar: ¿Fumas? Fumar es muy malo para la piel. Deja el cutis con una apariencia opaca y sin brillo y hace que la piel envejezca rápidamente. Esta es una muy buena razón para que dejes el tabaco, ¿no te parece?.