Cómo cuidar las orquídeas

Las orquídeas Phalaenopsis necesitan luz no directa, es decir, aquella que puede recibir detrás de las cortinas. Al regar tus orquídeas, debes tener cuidado de no mojar las hojas. Si el agua queda atrapada en medio de las hojas, debes secarla rápidamente mediante el uso de un trozo de tejido o una bola de algodón.

Cómo cuidar las orquídeas

Después de regar, no permitas que quede agua residual en el recipiente y esté en contacto con la base de la maceta de la orquídea. Cuando cae la última flor debes cortar la rama hasta la mitad del tallo. Puede ser que se produzca un reflorecimiento si continúas con el cuidado de tus orquídeas. Sólo tienes que seguir las directrices de cuidado de las orquídeas.

A continuación, te vamos a dar respuesta a las preguntas más frecuentes acerca del cuidado de las orquídeas.

¿Con qué frecuencia debo regar mi orquídea?

Muchas personas cometen el error de suponer que como las orquídeas son nativas de los bosques húmedos tropicales, deben ser regadas varias veces a la semana. Por desgracia, regarlas con esta frecuencia, mata las raíces de cualquier orquídea en un corto plazo de tiempo. La regla general para las orquídeas que crecen en el hogar es regar cada 5 a 12 días, dependiendo del tipo de orquídea, la temperatura de la habitación dónde se encuentre la planta y la época del año. Durante los meses de verano, cuando los días son largos, se requiere un riego más frecuente que en los días más fríos y más cortos del invierno.

Hay tres tipos básicos de orquídeas en lo que se refiere al riego. Hay unas que deben mantenerse en una humedad uniforme en todo momento, otras necesitan secarse casi completamente entre riego y riego, excepto cuando están en crecimiento activo y las últimas deben tener el tiempo suficiente de secarse casi completamente estén o no estén en la época de crecimiento. A continuación enumeramos las variedades de orquídeas que van en cada grupo de riego.

Las variedades que deben mantener una humedad uniforme (no empapado o mojado) en todo momento son:

  • Paphiopedilum.
  • Miltonia.
  • Cymbidium.
  • Odontoglossum.

Las variedades que deben mantener una humedad uniforme durante el crecimiento activo y que se deben dejar secar entre riego y riego cuando no lo están son:

  • Cattleya.
  • Oncidium.
  • Brassia.
  • Dendrobium.

Las variedades que deben mantenerse casi secas entre riegos son:

  • Phalaenopsis.
  • Vanda.
  • Ascocenda.

En una familia de plantas tan grande como la Orchidaceae, hay, por supuesto, excepciones a estas reglas. Siempre asegúrate de preguntar las instrucciones para el riego cuando compras una variedad de orquídea con la que no estás familiarizado.

¿Con qué frecuencia debo fertilizar mis orquídeas?

Asegúrate de utilizar un fertilizante para orquídeas y sigue las instrucciones de la etiqueta. En general, la mayoría de los fertilizantes de orquídeas recomiendan el uso de una vez al mes. Fertilizar con menos frecuencia puede atrofiar el crecimiento e inhibir la floración, la fertilización más frecuente puede quemar las raíces y las hojas e inhibir la floración.

¿Qué debo hacer cuando mi phalaenopsis deja de estar en la etapa de floración?

Si tu planta está sana, con hojas gruesas y verdes, corta el tallo de la flor, justo por encima de un "nodo" y justo por debajo de la flor más baja. La planta con frecuencia sacará una nueva rama florida en ese lugar. Si tu planta tiene hojas finas o marchitas o si la planta es pequeña, con hojas de sólo de 7 a 10 cm de largo, lo mejor es cortar el tallo de la flor hasta el fondo, por lo que la planta no se debilitará en sí y podrá volver a florecer de nuevo inmediatamente. Las nuevas ramas las tendrás que ir sujetanto a medida que crecen. Recuerda que las orquídeas tienen un crecimiento lento.

Tengo una orquídea phalaenopsis en mi casa que no florece. ¿Qué puedo hacer?

La razón más común por la que cualquier orquídea no florece es por insuficiente luz. Traslada tus plantas phalaenopsis a una ventana donde reciban luz indirecta intensa, fuerte y diaria. Si la ventana está orientada al sur es lo ideal. También puedes probar con una lámpara fluorescente colocada unos 30 o 60 cm por encima del follaje. Debes darle luz entre 10 y 12 horas diarias. La Phalaenopsis también desarrollará espigas de flores como respuesta a un período de enfriamiento aproximadamente de cuatro semanas con temperaturas nocturnas de 12 grados C. Después del tratamiento frío, se debe elevar la temperatura de la noche hasta una temperatura normal mínima de 15 a 19 grados C. A ver si estos cambios en sus condiciones de crecimiento te ayudan a estimular a tus plantas para la floración.

¿Cómo puedo saber si mi orquídea está recibiendo la cantidad adecuada de luz?

Un buen indicador es el color de la hoja. En términos generales, las hojas deben ser de color verde en lugar de color verde oscuro brillante. El verde oscuro indica muy poca luz mientras que el verde rojizo indica demasiada luz. Esas orquídeas que requieren mayor intensidad de luz, tales como las Cattleyas, dendrobiums y oncidiums, deben ser colocadas en las ventanas con una orientación sur u oeste, pero siempre asegurándote de protegerlas con una cortina transparente o cambiándolas de sitio en las horas del mediodía de los días calurosos de verano, cuando el sol es más potente. Las Miltonias, phalaenopsis y paphiopedilums prefieren intensidades de luz más bajas y deben estar ubicadas más lejos de las ventana o en ventanas orientadas al este o al norte.

La orquídea en mi ventana desarrolló súbitamente manchas negras en las hojas. ¿Está enferma?

Si le pasa esto a tu planta, seguramente se deba quemaduras solares. Los días más largos y más calurosos pueden aumentar la intensidad de la luz en tu ventana, haciendo que las hojas se calienten demasiado y se quemen. Tendrás que trasladar tu planta detrás de la ventana o poner cortinas transparentes para ayudar a protegerla de la luz solar directa. A medida que la intensidad de la luz disminuye en el otoño, puedes volver a colocarla cerca de la ventana de nuevo. Revisa frecuentemente sus hojas y vigila cualquier desvanecimiento de su color verde, sobre todo en aquellas partes de las hojas más cercanas a la ventana. Esta es una primera indicación de que están siendo expuestas a demasiado sol.

¿Cómo sé cuando la tengo que cambiar de maceta?

Una Phalaenopsis recién plantada debe ser capaz de permanecer en su medio de crecimiento dos años antes de tenerla que trasplantar. Cuando hay muchas raíces largas por encima del borde de la maceta, esta planta muy probablemente ha estado creciendo durante varios años desde el último trasplante. Si tu planta no está en flor, es el momento del transplantarla. Asegúrate de retirar todas las raíces muertas que suelen ser de color oscuro y son más blandas. A veces pueden estar secas, con una fibra que atraviesa el centro de la raíz. Centra la planta con todas sus raíces en la maceta y añade la corteza húmeda hasta que el nivel de la corteza esté justo debajo de la parte inferior del conjunto inferior de las hojas. Espera una semana antes de reanudar el riego normal y fertilización de rutina.

Mi phalaenopsis ha estado en flor durante bastante tiempo y ahora parece estar formando una nueva planta en el tallo de la flor. ¿Qué debo hacer?

¡Enhorabuena! Con el cuidado adecuado, tendrás una nueva planta, idéntica en todos los sentidos a tu phalaenopsis original. Espera hasta que la nueva planta haya desarrollado un fuerte sistema de raíces. Deben ser unas dos o tres raíces de por lo menos 3 o 5 cm de largo. Luego, corta cuidadosamente la plántula, llamada keiki, desde el tallo de la flor y ponla en una pequeña macerta de corteza de plántulas. Después de un año o dos, la podrás poner en una maceta de tamaño mediano. Alternativamente, puedes ponerle musgo Sphagnum para orquídeas a tu keiki. Asegúrate de darle la luz y el abono necesarios en los primeros meses. Una vez que la planta se haya establecido, como lo demuestra el aumento de crecimiento de las hojas, comienza con toda la fuerza a fertilizar.

Cómo cuidar una orquídea

Me gustaría probar el cultivo de orquídeas bajo luces en mi casa. ¿Qué tipo de lámparas y bombillas son las más recomendables?

Muchos aficionados han tenido éxito con las luces fluorescentes comunes y corrientes. También puedes comprar las luces fluorescentes de crecimiento que son más caras y que emiten un espectro más amplio de luz. Una forma económica de lograr resultados similares es usar un fluorescente de luz blanca y fría y otro de luz blanca cálida. La bombilla blanca fría emitirá más longitudes de onda azul del espectro visible, mientras la blanca más cálida da a las plantas más del extremo rojo del espectro. Un espectro tan amplio de la luz ayuda a asegurar un mejor crecimiento y floración. Algunas personas también pueden añadir una bombilla incandescente para mejorar el extremo rojo del espectro pero asegúrate de que no se quemen tus plantas con el calor desprendido por este tipo de bombilla.

¿Qué tipo de orquídea es la Dendrobium Phalaenopsis?

Hay más de mil especies diferentes pertenecientes al género Dendrobium. Una de las especies es la phalaenopsis Dendrobium, que se ha utilizado con frecuencia para los híbridos. Estas orquídeas híbridas se destacan por sus ramificaciones verticales y por los colores brillantes de las flores que se asemejan a las del género Phalaenopsis. Básicamente, prefieren las mismas condiciones de crecimiento que las Phalaenopsis, sin embargo, las Dendrobiums se desarrollan mejor en el lugar más luminoso de tu hogar. Colócalas en una ventana luminosa, pero sin que les llegue la luz del sol directa (una ventana orientada al sur es ideal). Las cortinas transparentes protegerán a tus plantas de los rayos ardientes. La temperatura mínima ideal por las noches es de 15 a 18 grados C. La temperatura ideal por el día es de 24 a 30 grados C. La Dendrobiums Phalaenopsis necesitan secarse casi por completo entre riegos.

¿Cuáles son las plagas más comunes de orquídeas?

Los caracoles y las babosas a menudo se esconden en las macetas donde mastican las puntas de las raíces jóvenes. También salen por la noche para masticar las hojas y tallos. Hay varias plagas de insectos que son comunes como los áfidos (insectos chupadores pequeños) y los insectos masticadores que atacan los tiernos brotes y las flores. Las cochinillas forman una costra de color marrón o negro en las hojas y tallos. Las cochinillas también atacan a las hojas y tallos formando una masa algodonosa blanca. Consulta a un centro de jardinería local sobre los productos que tienen para el control de estas plagas.