Cómo cuidar mi hígado

El hígado es un jugador clave en el sistema digestivo de tu cuerpo. Todo lo que comes o bebes, incluyendo los medicamentos, pasa a través de tu hígado.

Cómo cuidar mi hígado

El hígado es un órgano vital y no se puede vivir sin él. Es un órgano que fácilmente podría enfermar si no se cuida de la forma adecuada, una vez que perdemos el hígado, es irrecuperable.

Recomendaciones relacionadas con la hepatitis

Proteger a los demás de la hepatitis C

Si has sido diagnosticado con la hepatitis C, debes preocuparte en no transmitir el virus a un ser querido. Si has tenido la enfermedad durante mucho tiempo sin saberlo, deberías reflexionar en cada pequeño incidente en el pasado en el que podrías haber expuesto accidentalmente a un miembro de la familia con la enfermedad. La preocupación por la transmisión de la enfermedad es bastante común.

Recomendaciones para cuidar tu hígado

El hígado es el segundo órgano más grande de tu cuerpo (la piel es el más grande). Es aproximadamente del tamaño de una pelota de fútbol y está situado debajo de las costillas inferiores del lado derecho. Por él, se filtran sustancias químicas como los medicamentos y el alcohol a la sangre; regula las hormonas y los niveles de azúcar en la sangre; almacena la energía de los nutrientes que ingieres; y produce las proteínas de la sangre, la bilis y varias enzimas que el cuerpo necesita.

No hay nada complicado sobre cómo mantener el hígado en buen estado. Todo es cuestión de un estilo de vida saludable. El cuidado de tu hígado se basa más en evitar alimentos y bebidas dañinas que en comer productos saludables para él.

Aquí te dejamos formas probadas para evitar que eches a perder tu hígado:

No bebas alcohol en exceso

El alcohol puede dañar las células del hígado, lo que lleva a la inflamación o cicatrización que se convierte en la cirrosis, que puede ser mortal.

De acuerdo con las directrices dietéticas del gobierno federal para los estadounidenses, el uso moderado de alcohol se define como una copa al día para las mujeres y hasta dos copas por día para los hombres. Así que, quédate por debajo de esta recomendación para evitar dañar tu hígado.

Consume una dieta saludable y haz ejercicio con regularidad

Una condición llamada enfermedad de hígado graso no alcohólico (EHGNA) también puede conducir a la cirrosis. Puede producirse por tener sobrepeso, diabetes o altos niveles de grasa en la sangre. Esta enfermedad afecta a aproximadamente al 25 % de las personas en los EE.UU. y se puede evitar a través de la pérdida de peso si tienes sobrepeso, hacer ejercicio regularmente y comer una dieta equilibrada.

Mantente alejado de los medicamentos (o combinaciones de medicamentos) que dañan el hígado

Los medicamentos para el colesterol y el acetaminofeno analgésico (Tylenol) pueden ser tóxicos para el hígado si se toman durante demasiado tiempo o cantidades muy grandes. Puedes estar tomando más Tylenol de lo que crees; Se encuentra en los cientos de drogas como medicamentos para el resfriado y medicamentos prescritos para el dolor. Ciertas combinaciones de medicamentos pueden ser tóxicas para el hígado; por lo que no puedes tomar algunos medicamentos, mientras consumes alcohol. Habla con tu médico o farmacéutico sobre qué medicamentos no deben combinarse entre sí o con alcohol. Y sigue siempre la información sobre la dosificación.

Sé consciente de la hepatitis y de cómo se transmite

La hepatitis es un virus que hace que el hígado se inflame. Hay varios tipos diferentes. La hepatitis A se transmite por el agua o la comida que ha sido contaminada con bacterias que se encuentran en las heces. Por lo general mejora por sí sola. La hepatitis B y C se transmiten a través de la sangre y los fluidos corporales. Si no se tratan, puede conducir a cirrosis, cáncer de hígado e insuficiencia hepática. El lavado de manos y evitar lugares que no parecen limpios pueden prevenir la hepatitis A. Para prevenir la hepatitis B y C, no compartas artículos como cepillos de dientes, maquinillas de afeitar o agujas, limita el número de parejas sexuales que tienes y usa siempre condones de látex si tienes más de una pareja.

Alimentos que perjudican al hígado

Hazte la prueba y vacúnate contra la hepatitis

Como la hepatitis a menudo no causa síntomas, se puede tener durante años sin saberlo. Si piensas que has estado expuesto, habla con tu médico sobre las pruebas. Existen vacunas para la hepatitis A y la hepatitis B.

No toques ni respires toxinas

Los productos de limpieza, aerosoles, insecticidas, productos químicos y aditivos en los cigarrillos contienen toxinas que pueden dañar las células del hígado. Evita el contacto directo con ellos y no fumes.

Ten cuidado con las hierbas y suplementos dietéticos

Los remedios herbarios, combinaciones de hierbas y suplementos dietéticos no están sujetos al mismo proceso de aprobación que los medicamentos y algunos pueden dañar el hígado. Unos pocos que han causado problemas en el hígado son la cáscara, el chaparral, la consuelda, el kava kava y la efedra.

En los últimos años, algunas hierbas y suplementos dicen que pueden restaurar el hígado. Entre ellos se incluyen las semillas de cardo mariano, corteza borotutu y chanca piedra. Nunca ha habido ninguna evidencia de alta calidad que cualquiera de ellos promueve la salud del hígado. Algunos incluso pueden dañarlo.

Beber café

La investigación muestra que el consumo de café puede reducir el riesgo de padecer una enfermedad del hígado. Nadie sabe por qué esto es así, pero vale la pena mantener un ojo sobre esta investigación.

Para mantener tu hígado sano, sigue un estilo de vida saludable y mantén una estrecha vigilancia sobre los medicamentos que consumes. El hígado puede ser un órgano muy tolerante, pero tiene sus límites.