Cómo cuidar nuestros músculos

A continuación te vamos a explicar cuatro maneras de cuidar el sistema muscular con la finalidad de evitar dolores y molestias. La mayoría de nosotros ha sentido alguna vez una molestia o dolor muscular, así que sabemos de lo que hablamos.

Cómo cuidar nuestros músculos

Visión de conjunto

El sistema muscular trabaja con los huesos para producir una amplia gama de movimiento. Además desempeña un papel importante en la respiración, la digestión y el sistema circulatorio. Preservar la función del sistema muscular mediante el desarrollo de hábitos que nos ayuden a reducir el estrés muscular y mejorar la función y la fuerza muscular es nuestro objetivo.

Entrenamiento de resistencia

El entrenamiento de resistencia aumenta el tamaño del músculo mediante la construcción de filamentos de proteína más gruesos, la creación de más fluido en las células musculares y la creación de más miofibrillas, que contienen los filamentos de proteínas de los músculos. Este tipo de entrenamiento también aumenta la fuerza, pero los resultados varían ampliamente de una persona a otra. Además, el entrenamiento de resistencia aumenta el diámetro de los músculos en un 20 a 45 por ciento y fortalece el músculo cardíaco aumentando el espesor de la pared ventricular izquierda y la pared del tabique.

Ejercicio aeróbico

El ejercicio aeróbico tiene varios efectos beneficiosos sobre el sistema muscular. Fortalece el corazón, aumenta la resistencia, mejora la fuerza muscular, aumenta el tono muscular y ayuda a reducir la grasa corporal. Algunos ejemplos de ejercicios aeróbicos incluyen:

  • Trotar todos los días de la semana 30 minutos o 3 veces a la semana 1 hora.
  • Caminar una hora todos los días a paso rápido.
  • Nadar si se puede cada día.
  • Jugar a tenis. Esta actividad puede ser realmente adictiva si se juega con amigos o compañeros.

Además de las actividades anteriomente nombradas, se puede incluir cualquier actividad que nos haga aumentar el ritmo cardíaco. Se recomienda al menos 150 minutos de ejercicio moderado o 75 minutos de ejercicio vigoroso a la semana.

Cuáles son los cuidados de los músculos

Postura correcta

La postura tiene un efecto significativo en la eficiencia de los músculos y la cantidad de fuerza requerida para llevar a cabo diferentes tareas. La mala postura también hace que sea difícil para los músculos y los huesos el trabajar juntos para producir el movimiento. Una buena higiene postural nos ayuda a evitar estos efectos negativos sobre el sistema muscular. Cuando se utiliza una silla, debes sentarte con la espalda recta y apoyarla sobre el respalado, poniendo los hombros hacia atrás. El uso del respaldo nos ayuda a aliviar la tensión muscular, por lo que es necesario. Cuando estés de pie o camines no te vayas arrastrando, intenta mantener una postura con los hombros hacia atrás. Puede parecerte difícil o casi imposible caminar con la espalda recta, pero sí que es posible. Tan sólo tienes que cambiar tus hábitos, conciénciate de que debes ir recto y corrige la postura cada vez que te des cuenta. Es una buena idea, comentar este cambio que queremos hacer con familiares, amigos y compañeros para que nos avisen cuando nos despistemos y volvamos a la postura que estamos acostumbrados. Con concienciación, constancia y paciencia, lograrás cambiar tus hábitos posturales.

Mantener un peso normal

El exceso de peso pone una tensión extra en los músculos y los obliga a trabajar más duramente. Mantener un peso saludable reduce el estrés y previene los dolores musculares y los esguinces. Sigue una dieta baja en grasas saturadas y colesterol para reducir el número de calorías que consumes cada día. Utiliza el ejercicio aeróbico para quemar calorías y fortalecer el corazón. Realiza ejercicios de entrenamiento de fuerza para aumentar tu masa muscular, ya que el aumento de masa muscular mejora el metabolismo.