Cómo cuidar periquitos

¿Buscas información sobre el cuidado de los periquitos? Has venido al lugar correcto. Tenemos una gran cantidad de información y recomendaciones sobre el cuidado de los periquitos, como por ejemplo: alimentación, jaulas, juguetes, salud y mucho más...

Cómo cuidar periquitos

Alimentación

Aunque los periquitos salvajes comen semillas de las hierbas casi exclusivamente, los veterinarios recomiendan dietas para aves cautivas, con la finalidad de complementarlas con alimentos como frutas orgánicas y vegetales frescos, semillas germinadas, pasta, pan integral y otros alimentos para humanos saludables, así como gránulos formulados para loros pequeños. La incorporación de estos alimentos proporcionan nutrientes adicionales y pueden prevenir la obesidad y lipomas. Los periquitos no siempre se adaptan fácilmente a las adiciones dietéticas. La clave es la paciencia y persistencia. Al principio, es posible que debas tener cuidado con los alimentos nuevos, pero después de un par de semanas, pueden entrar en razón. Trata de darle una zanahoria o col rizada mojada en agua en un recipiente poco profundo, al mismo tiempo que se refrescan, picarán el alimento. El chocolate y el aguacate son reconocidos tóxicos potenciales.

Nunca le des a tus periquitos

  • Verduras enlatadas.
  • Frutas y vegetales no orgánicos.
  • Aguacates.
  • Berenjenas.
  • Ruibarbo.
  • Hojas de patata.
  • Hojas de tomate.
  • Hojas de las plantas de judías.
  • Semillas de manzana.
  • Alcohol.
  • Café.
  • Té.
  • Chocolate.
  • Tabaco.
  • semillas de albaricoque.
  • Semillas de cereza.
  • Semillas de durazno.
  • Pepitas.
  • Semillas de ciruela.
  • Huesos de aguacate.
  • Cacahuetes.
  • Arena o grava.

Jaulas

La jaula no debe ser hecha de metales tóxicos como el zinc, el plomo o latón. El acero inoxidable es la mejor opción. No pongas a tu periquito en una jaula oxidada o que se le haya levantado la pintura. Si encuentras una vieja jaula en el desván, sótano o basura y sólo tiene un poco de óxido o se le ha levantado la pintura, ¿la puedes aprovechar? No te sale a cuenta, entre el tiempo que vas a necesitar para repararla y el gasto de materiales, te va salir más barato comprar una nueva jaula.

La jaula debe ser lo suficientemente grande para el periquito, debe poder extender sus alas y volar de un lado a otro. El mínimo, mínimo, mínimo sería una jaula de 45x45x60 cm. Te recomendamos que compres la jaula más grande que puedas pagar. Las jaulas son mucho más baratas online que en la tienda de animales.

Las jaulas deben disponer de barras horizontales para que los periquitos puedan trepar. El ancho es más importante que la altura, ya que los pericos vuelan horizontalmente. El espacio entre barras no debe ser más ancho de 1,27 cm para que el periquito no pueda meter su cabeza. Sus cabezas son más pequeñas de lo que parecen.

Todo sobre el periquito

Nunca compres una jaula redonda. Un periquito no se siente seguro en una jaula redonda, no hay una pared para ocultarse. Por lo que debes colocar la jaula pegada a una pared. No coloques la jaula al lado de una ventana. Las corrientes de aire pueden causar que el periquito se enferme. La habitación escogida debe tener luz solar. Coloca la jaula en una habitación que no sea la cocina, ya que son poco seguras por los humos y las altas temperaturas y que sea tranquila por la noche.

Los periquitos requieren una gran cantidad de estimulación mental. Asegúrate de que tiene un montón de juguetes para divertirse y ve cambiándoselos y alternándolos con frecuencia para que no se aburra y para que se acostumbre al cambio.

Es recomedable tapar la jaula con una sábana fina durante la noche para promover el descanso de tu mascota y para evitarle sustos norcturnos. Dentro de la jaula debes instalar varias barras de diferentes anchos para promover unos pies y unas patas sanas y prevenir heridas causadas por las espigas de la madera lisa. Recomendamos las barras de rama de madera y de cuerda.

En el fondo de la jaula puedes poner servilletas de papel o papel de periódico para recoger las defecaciones de tu mascota y limpiar la jaula fácilmente cada día. Nunca debes permitir que las defecaciones del animal caigas sobre la comida o el agua.

Los huesos de sepia para masticar son buenos para sus picos y proporcionan el calcio necesario. Utiliza cierres de acero inoxidable para asegurar todas las puertas de la jaula y ventanas. Los periquitos son pequeños animales inteligentes y pueden calcular de forma rápida y sencilla la manera de abrir cierres cuando no tienen supervisión.

Si tienes varios periquitos en la jaula, debes colocar también varios comederos y vigilar que siempre tengan comida disponible. Si no es así, van a luchar por ella o el periquito dominante no dejará que los otros pericos se acerquen a la comida. Si quieres tener varios periquitos en la misma jaula, es mejor comprarlos al mismo tiempo en lugar de ir introduciendo miembros poco a poco, para evitar problemas territoriales.