Cómo cuidar una planta carnívora

En este artículo te ofrecemos las claves del éxito para tu planta carnívora. A continuación te informamos de los cuidados básicos que debes tener en cuenta para que tu planta goce de buena salud y prospere.

Cómo cuidar una planta carnívora

Mucho riego y humedad

Es vital para tu planta que mantengas el suelo mojado o al menos húmedo todo el tiempo. La forma más fácil de hacerlo es utilizar el método de la bandeja. Pon las macetas sobre una bandeja o plato y que en todo momento haya agua estancada. Hay plantas que necesitan platillos profundos, de al menos la mitad de altura que la maceta, pero la mayoría de las plantas carnívoras prefieren un suelo húmedo en vez de una suelo mojado. Por lo que puedes mantener el agua en aproximadamente a 0,6 cm y volver a llenar tan pronto como evapore. Debes añadir agua a la bandeja, en lugar de regar la planta. Esto evitará que elimines el muscílago, una pegajosa sustancia que sirve para evitar el cierre de las trampas para moscas por una falsa alarma.

Agua libre de minerales

Siempre debes regar tu planta con agua libre de minerales, como el agua de lluvia o agua destilada. Trata de mantener un cubo cerca de la bajada de agua para recoger el agua de lluvia. El agua destilada se puede comprar en una tienda de comestibles, pero evita el agua potable embotellada. Hay simplemente demasiados minerales en ella. El depósito de condensación de una bomba de aire acondicionado o calefacción es otra fuente de agua libre de minerales. El agua de ósmosis inversa es también apta. Las plantas carnívoras crecen en suelos pobres en nutrientes. Los minerales del agua del grifo pueden "sobre-fertilizar" y "quemar" las plantas.

Suelo libre de minerales

Los suelos pobres en nutrientes adaptados para las plantas carnívoras son a menudo ricos en turba y arena. Puedes duplicar esto con una mezcla de tierra de turba esfagno y arena hortícola. Asegúrate de revisar la etiqueta de la turba de musgo. Otros tipos de tierra no van a funcionar bien. La arena debe estar limpia y lavada. Evita la "arena de las obras" que contendrán polvo fino, limo, arcilla y otros minerales. Nunca utilices arena de la playa o arena que provenga de piedra caliza. El contenido de sal daña las plantas. La proporción de la mezcla no es crítica, 1 parte de turba y 1 parte de arena funciona bien para la mayoría de las plantas carnívoras. Las atrapamoscas prefieren un poco más arena y las Nepenthes prefieren mucha más turba, pero de nuevo la mezcla no es crítica, siempre y cuando sea turba sphagnum (o esfagno, es un género de entre 150-350 especies de musgos comúnmente llamados musgos de turbera) y la arena esté limpia.

Mucha luz

Las plantas carnívoras, como regla general, crecen mejor en condiciones soleadas. Muchas lo hacen bien en sol parcial. Los pantanos pobres en nutrientes y correosos proporcionan malas condiciones para la mayoría de las plantas. Las que crecen en el pantano son generalmente raquíticas o de poca altura. Como consecuencia, el hábitat de la planta carnívora tiende a ser abierto y soleado. El pleno sol pone de manifiesto la pigmentación roja de la mayoría de las plantas carnívoras. Muchas plantas carnívoras crecen bastante bien en el exterior o en el interior en habitaciones soleadas y luminosas. Cerca de cualquier ventana orientada al norte, no tendrás ningún problema. Las plantas también se benefician de la luz artificial durante de 12 a 14 horas diarias, por lo que vas a necesitar un temporizador. Los tubos fluorescentes diseñados para mejorar el crecimiento de las plantas funcionan mejor que las simples bombillas.

Otros consejos útiles para el crecimiento

Inactividad

Muchas plantas carnívoras son nativas de climas templados y requieren de un período de reposo vegetativo. Este es un mecanismo natural de protección que permite a las plantas sobrevivir a la dureza del invierno. Algunas plantas carnívoras, como las dróseras, forman yemas de invierno. Otras, como la Venus atrapamoscas y plantas de Jarra, forman las hojas de invierno. Algunas simplemente dejan caer sus hojas. Las plantas carnívoras entrarán latencia cuando las condiciones de invierno comiencen. Si no permites que descansen, se agotarán y acabarán muriendo. Cuando las plantas comienzan a mostrar signos de letargo, debes regarlas menos. Deja el suelo ligeramente húmedo. Reduce la cantidad y la longitud de la luz del día. Manténlas en lugares frescos durante de 3 a 6 meses, dependiendo de su área nativa. Esto se puede hacer dejándolas en un sótano o en un porche protegido de las heladas. Una nevera está muy bien, pero ten cuidado de no congelarlas. Las plantas carnívoras no necesitan la luz durante la latencia y la oscuridad no les hará daño. Las plantas carnívoras tropicales no requieren este periodo de latencia.

Cuidados para planta carnívora

Humedad

Las plantas carnívoras crecen naturalmente en pantanos y zonas húmedas; por lo tanto su ambiente de crecimiento debería duplicar estas condiciones. Esto se puede lograr fácilmente con sólo mantener tus plantas húmedas en todo momento. No se puede regar las plantas carnívoras demasiado. Puedes optar por utilizar un humidificador colocado cerca de las plantas para aumentar la humedad. Tal vez la forma más fácil de proporcionar humedad es hacer crecer tus plantas en un terrario abierto. No selles las plantas en un contenedor bien cerrado. Esto invitará hongos y moho que podría matar a tus plantas. Deja el terrario ligeramente abierto para que la corriente de aire pueda entrar. Experimenta con el tamaño de la abertura para que las plantas no se sequen o se infecten con hongos.

Temperatura

La mayoría de las plantas carnívoras vivirán muy bien en temperaturas ambiente normales. Evita las especies que requieran temperaturas muy cálidas o muy frías. Ten en cuenta que las plantas carnívoras son generalmente tolerantes con la temperatura y se puede variar un poco, sin resultados dañinos. Para obtener los mejores resultados, mantén tus plantas dentro de su rango de temperatura óptimo.

Alimentación y fertilización

Como regla general, no alimentes o fertilices a tus plantas carnívoras. Tus plantas serán capaces de reunir suficientes insectos por su cuenta. La mayoría de las plantas carnívoras necesitan solamente un insecto o dos al mes con el fin de prosperar. Por supuesto, está bien demostrar las capacidades de captura únicas de estas plantas mediante el uso de una mosca colocada cuidadosamente con unas pinzas. No les des nunca carne cruda o queso, ni piezas grandes, ya que destrozarán las trampas. Los insectos liofilizados de las tiendas de animales o las moscas de la fruta sin alas proporcionan una excelente fuente de nutrición. Las plantas carnívoras que crecen sin alimentación suplementaria de insectos, no florecerán. Ten cuidado y no te excedas. Coloca las plantas de tal manera que tengan acceso natural a la presa del insecto.

Algunos cultivadores experimentados han tenido éxito con el uso de fertilizantes. Yo no recomiendo esto para los principiantes. Es demasiado fácil sobre fertilizarlas y quemarlas. En general cualquier fertilizante utilizado, se debe diluir previamente de forma considerable. Una dilución de 1/10 no es poco común.