Cómo cuidar un pez

La cosa más importante que hacer antes de empezar a configurar tu acuario es que te asegures que lo tienes todo completamente preparado. Esto significa tener todos los equipos y herramientas que puedes necesitar para configurar el tanque y que sepas exactamente cómo deseas que se vea el acuario cuando esté terminado.

Cómo cuidar un pez

Creación de tu acuario

Esta es una guía paso a paso para la creación de un acuario y siguiendo estas sencillas instrucciones podrás crear un hábitat ideal para tu nuevo pez o peces.

La elección de los peces

Hay un montón de peces tropicales y de agua fría para elegir, pero es importante que puedas tomar decisiones fundamentadas. Algunos peces no son muy sociables y luchan, mientras que otros prefieren vivir en bancos de su propia especie y no deben ser mantenidos en aislamiento. Al comprar tu primer pez, asegúrate de preguntar al equipo de la tienda lo que te recomendarían para un nuevo acuario para asegurarte de elegir el pez más adecuado y planificar la mejor comunidad posible.

Llevarlos a casa

Cuando compras un pez, te lo preparan para que te lo puedas llevar a casa. Lo meten cuidadosamente para el viaje a su nuevo hogar, en una bolsa de plástico y luego meten esta bolsa en otra bolsa de papel marrón mantenerlos en la oscuridad con la finalidad de reducir el estrés mientras los transportas. No deben permanecer en la bolsa durante más de 1 o 2 horas. Al transportar los peces, ten cuidado de no dejarlos en lugares demasiadoo cálidos o demasiado fríos, ya que esto también les puede causar estrés. Cuando llegas a tu casa, apaga la luz del acuario y mete la bolsa en él, dejándola flotar durante unos veinte minutos. Esto se hace para permitir que la temperatura del agua de la bolsa, se iguale a la del acuario. A continuación, añade un poco del agua de tu acuario a la bolsa y espera otros 10 minutos antes de la transferencia de los peces al acuario con una red. Tira el agua de la bolsa, no la mezcles con el agua en tu tanque.

Los peces pueden parecer nerviosos y esconderse durante un período de tiempo, por lo que vuelve a darle a la luz del acuario y deja que ellos se calmen durante unas horas antes de alimentarlos.

Alimentación

Hay una serie de alimentos de peces disponibles en forma de escamas o pellets que proporcionan una dieta perfectamente equilibrada con todos los nutrientes que tus peces requieren para mantenerse saludables. También hay alimentos congelados, que son nutritivos y proporcionan una variedad esencial en la dieta de los peces.

Los alimentos en copos son adecuados para todo tipo de peces, aunque hay muchos tipos de alimentos especializados adecuados para los peces que se alimentan de diferentes maneras:

  • Alimentos para superficie, que quedan fácilmente suspendidos en el agua (escamas y gránulos) para que los peces de esta zona puedan comer tranquilamente.
  • Alimentos de lento hundimiento, para que los peces que viven en la mitad del acuario, se alimenten son problemas.
  • Alimentos de fondo, son aquellos alimentos que se hunden rápidamente para alimentar a aquellos peces que viven en el fondo del acuario.

Alimenta a tus peces una vez al día, ofreciendo suficiente comida para que se coma en 2 minutos. Comienza con una pequeña cantidad y ajústala en consecuencia. Durante la alimentación se contamina el agua, de modo que debes retirar cualquier exceso de comida después de la alimentación.

Mantenimiento de un acuario saludable

El mantenimiento de la calidad del agua es el factor más importante para mantener los peces sanos. Los cambios regulares de agua son vitales para mantener a tus peces saludables.

Cómo cuidar peces

Los nuevos peces son más susceptibles a las enfermedades, debido a la tensión de ser cambiados de hábitat. Por lo tanto, los nuevos peces deben ser observados cuidadosamente durante varios días después de su introducción. Es vital para los peces que mantengas un ambiente acuático sano y aunque muchos de los problemas del agua no son visibles a simple vista, los efectos sobre los peces a menudo sí lo son. Si observas algún cambio en el comportamiento o manchas inusuales o marcas en los peces, es que pueden haber contraído una enfermedad y requerirán tratamiento para recuperarse. El tratamiento puede variar desde un cambio sustancial de agua a un tratamiento químico. Muchas enfermedades cogidas a tiempo son curables.

En primer lugar, debes tener en cuenta dónde colocar el acuario, ya que una vez que esté lleno de agua, te va a ser muy difícil moverlo. Tu acuario debe estar situado cerca de una fuente de alimentación de corriente, lejos de corrientes de aire y de la luz solar directa para evitar el crecimiento de algas y fuera del alcance de los niños pequeños o mascotas. Te recomendamos que utilices un soporte especial para acuarios, ya que pesa mucho y si no es un mueble adecuado puede vencer y romper el acuario contra el suelo. En segundo lugar, es necesario que te asegures de que tienes el equipo correcto. Utiliza esta lista de comprobación para asegurarte de que estás plenamente preparado:

  • Filtro: Interno y externo.
  • Calentador: Imprescindible si quieres tener peces tropicales.
  • Bomba de aire: Necesaria tanto para la oxigenación como para el funcionamiento los tubos de aire u ornamentos.
  • Iluminación: Importante para la creación de un entorno natural de día y de noche para los peces y es esencial para las plantas naturales.
  • Grava: Proporciona un entorno natural para los peces y una buena base de enraizamiento para las plantas vivas.
  • Plantas: Naturales o artificiales, contribuyen a crear un ambiente natural para los peces. Las plantas vivas también proporcionan una importante fuente alternativa de alimento para muchos tipos de peces.
  • Adornos: Aparte de la simple decoración, los adornos proporcionan escondites y refugios para los peces.
  • Acondicionador de agua: Un elemento esencial en la creación de un tanque. El agua del grifo es tratada con productos químicos que la hacen segura para que bebamos pero tóxica para los peces. Un acondicionador de agua o clorador, elimina los productos químicos nocivos.
  • Kit de prueba de agua: Es esencial para monitorizar los niveles de sustancias químicas en el agua antes y después de la adición de los peces.
  • Refuerzo del filtro: Promueve el crecimiento de bacterias beneficiosas en el filtro.

Instalación

Una vez que tengas todo el equipo necesario puedes configurar tu acuario siguiendo estos pasos básicos:

  • 1. Lava tu nuevo acuario y colócalo dónde lo quieras poner de forma definitiva. Asegúrate de que no hay grietas o daños en el tanque.
  • 2. Lava la grava en agua limpia y fría. No uses jabón o detergentes.
  • 3. Cubre el fondo del tanque con grava a una profundidad de 5 cm en la parte trasera inclinada a 3 cm en la parte delantera. Esto asegura que los residuos se acumulen en la parte delantera donde se pueden quitar fácilmente.
  • 4. Coloca el equipo de calefacción, iluminación, ventilación y filtración siguiendo las instrucciones del fabricante cuidadosamente. No enchufes el equipo de momento.
  • 5. Llena la mitad del acuario con agua fría sin perturbar el lecho de grava. El método consiste en colocar una pieza de polietileno o una bolsa de plástico, sobre la grava y colocar un recipiente en la parte superior. Verter el agua en el recipiente de modo que fluya sobre el lado del polietileno.
  • 6. Lava las plantas y decoraciones bien con agua limpia y luego colócalas en el tanque. Organiza tus plantas más altas en la parte trasera del tanque con las más pequeñas en la parte delantera para crear más profundidad.
  • 7. Llena el acuario hasta que haya agua unos 2 o 3 cm en la parte delantera y añade el acondicionador de agua.
  • 8. Conecte y enciende la bomba de aire y el filtro. Espera de 20 a 30 minutos y enciende el calentador.
  • 9. Es importante esperar por lo menos 3 días con todos los sistemas en funcionamiento antes de introducir cualquier pez. Inicialmente, el agua puede parecer un poco turbia, pero los sedimentos se posarán en el suelo y el agua de tu acuario se volverá transparente.